Suburbanos

Just another WordPress.com weblog

Comentario de textos. Autores: Feenberg, Schmucler y Colina.

Un continuo e ineludible debate se genera en el seno de la sociedad en cuanto se ponen en consideración temáticas referidas a la tecnología, mas aun si buscamos determinar o  atribuir roles manifiestos para comprender su evolución y expectativas futuras.

Académicos como Andrew Feenberg, Carlos Colina y Héctor Schmucler arrojan en sus estudios un vasto desarrollo reflexivo de las congruencias que se interpelan en la implicancia del avance tecnológico y las posibilidades de “desarrollo” que persiguen las sociedades contemporáneas.

Resulta significativo reconocer que a lo largo de la historia, la trascendencia de la técnica no ha suscitado los rumbos que las diversas expresiones de orden social han manifestado. Debemos ser consientes del sinnúmero de acciones que se involucran en cada alusión de actividad humana, incluso la manipulación tecnológica. Es claro que tras la investigación en la búsqueda de la innovación, se encuentra un legítimo ánimo de progreso para alcanzar armonía en el bienestar de la sociedad.

Sucede que la tecnología no es autónoma, pues debe considerarse toda una variable contextual inherente a la cuestión humana. La dominancia termina por apoderarse de los medios necesarios para perpetuar su poder. Y esto se manifiesta en el sistema hegemónico de la vida en sociedad. La evolución tecnológica ha acompañado el desarrollo del capitalismo. ¿Resulta extraño creer que el sistema se sirva dela tecnología?

Cada “progreso” declina finalmente en clave capitalista, pues el sistema es activo y toma hasta la mas mínima oportunidad para expandirse tras un orden que lo favorezca. Es por eso que instalo una tecnología, mejor dicho tomo el avance tecnológico para pulir sus estructuras de control. ¿Alguien puede acusar al sistema de sobrevivir? No mientras permanezcan inertes ante su avasallante paso, no mientras bajemos los brazos y evitemos pensar que uso damos nosotros a la tecnología.

Las ideas respecto a la democratización de la tecnología no fallan, fallan los esfuerzos, el compromiso y la capacidad para enfrentar a un sistema que no se dejara domar, menos derrotar. Un sistema que luchara como lo haríamos nosotros en la misma situación. El problema es que no luchamos, no lo estamos haciendo. Por que la tecnología es un campo más en donde se definen la tensión constante que moldea a nuestra sociedad.

Por eso en la esperanza de que la democratización favorezcan los sentidos de igualdad en el sistema debemos reveer nuestra actitud y posición respecto a la tecnología. Si el sistema corrompe la pujanza por el acceso a las tecnologías y a partir de allí prefigura nuevas exclusiones, cercenando una vez mas las posibilidades de cambio, es una cosa del sistema.

Como todo en la vida del hombre, termina por depender de nosotros. ¿Qué hacemos nosotros con la tecnología? Por que podemos acceder a enriquecedora literatura para agudizar nuestro sentido critico, podemos crear un blog y comenzar a creer que somos periodistas (o que queremos serlo, o que podemos serlo) e involucrarnos con nuestra realidad al tomar la palabra… o bien podemos hacer un metroflog y subir fotos con nuestros amigos.

 

Integrantes:

 

·         Ale, Nuri Mariana

·         Barros, Erika

·         Fiqueni, María Carla

·         Flores, Mario Ernesto

·         Guantay Lagoria, Claudio

·         Noyman, Sofía

 

Anuncios

mayo 14, 2008 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario